Saltar al contenido
Articulo Medico

La medicina moderna, que es y como surge

La medicina moderna, o la medicina tal como la conocemos, comenzó a surgir después de la Revolución Industrial en el siglo XVIII. En este momento, hubo un rápido crecimiento en la actividad económica en Europa occidental y las Américas.

Durante el siglo XIX, el crecimiento económico e industrial continuó desarrollándose, y la gente hizo muchos descubrimientos e inventos científicos.

Los científicos avanzaron rápidamente en la identificación y prevención de enfermedades y en la comprensión del funcionamiento de las bacterias y los virus.

Sin embargo, todavía tenían un largo camino por recorrer con respecto al tratamiento y la cura de enfermedades infecciosas.

Enfermedades infecciosas.


Los trabajadores victorianos estuvieron expuestos a nuevos problemas y enfermedades.

Durante el siglo XIX, la forma en que las personas vivían y trabajaban cambiaba drásticamente. Estos cambios afectaron el riesgo de enfermedades infecciosas y otras afecciones.

 Industria: a medida que se mecanizaron más procesos de fabricación, varias enfermedades relacionadas con el trabajo se hicieron más comunes. Estos incluían enfermedades pulmonares, dermatitis y “mandíbula falsa”, un tipo de necrosis de la mandíbula que afectaba a las personas que trabajaban con fósforo, generalmente en la industria del fósforo.
    

Expansión urbana: las ciudades comenzaron a expandirse rápidamente y, como resultado, ciertos problemas de salud, como el tifus y el cólera, se hicieron más comunes.
    

Viajes: a medida que las personas viajaban entre varias partes del mundo, llevaban enfermedades, incluida la fiebre amarilla.

Mientras tanto, los avances científicos en ese momento comenzaron a hacer posibles nuevos tratamientos.

Avances científicos: a medida que se desarrolló la “teoría de los gérmenes”, los científicos comenzaron a probar y probar los principios de higiene y antisepsia en el tratamiento de heridas y la prevención de infecciones. Los nuevos inventos incluyeron el electrocardiógrafo, que registra la actividad eléctrica del corazón a lo largo del tiempo.
    

Comunicaciones: a medida que los servicios postales y otras comunicaciones mejoraron, el conocimiento médico pudo difundirse rápidamente.
   

 Cambios políticos: la democracia llevó a las personas a exigir la salud como un derecho humano.

Los siglos XIX y XX vieron avances importantes en el control de infecciones. A fines del siglo XIX, el 30 por ciento de las muertes se debieron a infecciones. A fines del siglo XX, esta cifra había caído a menos del 4 por ciento.

Luis Pasteur

Louis Pasteur (1822-1895), químico y microbiólogo de Francia, fue uno de los fundadores de la microbiología médica.

Como profesor de química en la Universidad de Lille, él y su equipo tenían la tarea de encontrar soluciones a algunos de los problemas que afectaban a las industrias locales.

Pasteur demostró que las bacterias causaban que el vino, la cerveza y la leche se agrietaran. Hervir y enfriar un líquido, explicó, eliminaría las bacterias.

Juntos, Louis Pasteur y Claude Bernard (1813-1878) desarrollaron una técnica para pasteurizar líquidos.

Claude Bernard también fue el primer científico en sugerir el uso de experimentos “ciegos” para hacer que las observaciones científicas sean más objetivas.

Más tarde, después de investigar una epidemia entre los gusanos de seda en la industria de la seda en el sur de Francia, Pasteur determinó que los parásitos eran la causa. Él recomendó usar solo huevos de gusanos de seda que fueran saludables y no tuvieran parásitos. Esta acción resolvió la epidemia, y la industria de la seda se recuperó.

Pasteur estaba seguro de que los patógenos atacan el cuerpo desde el exterior. Esta fue la teoría de los gérmenes de la enfermedad. Sin embargo, muchos científicos no podían creer que los seres microscópicos pudieran dañar e incluso matar personas y otras especies relativamente grandes.

Pasteur dijo que muchas enfermedades, como la tuberculosis (TB), el cólera, el ántrax y la viruela, ocurren cuando los gérmenes ingresan al cuerpo desde el medio ambiente. Él creía que las vacunas podrían prevenir tales enfermedades y desarrolló una vacuna para la rabia.

Ruiseñor de Florencia

Florence Nightingale afectó las actitudes hacia la higiene hospitalaria, la enfermería y el papel de la mujer en la atención médica.

Florence Nightingale (1820–1910) fue una enfermera, estadística y escritora británica. Ella fue pionera en el trabajo de enfermería mientras cuidaba a los soldados heridos durante la Guerra de Crimea.

Nightingale era de una familia bien conectada. Al principio, no aprobaron que ella estudiara enfermería. Sin embargo, sus padres finalmente acordaron que podría tomar un curso de enfermería de 3 meses en Alemania en 1851. Para 1853, era la superintendente de un hospital de mujeres en Harley Street, Londres.

La Guerra de Crimea estalló en 1854. Sidney Herbert, el Ministro de Guerra, le pidió a Nightingale que dirigiera un equipo de enfermeras en los hospitales militares de Turquía. Llegó a Scutari, Turquía en 1854 con 34 enfermeras a las que había entrenado.

Nightingale se sorprendió por lo que vio. El personal médico agotado estaba atendiendo a los soldados heridos con un dolor insoportable, muchos de los cuales morían innecesariamente, mientras que los funcionarios a cargo permanecían indiferentes. La falta de medicación y los malos estándares de higiene condujeron a una infección masiva.

Nightingale y su equipo trabajaron incansablemente para mejorar la higiene y proporcionar servicios a los pacientes, incluidas instalaciones de cocina y lavandería. Bajo su influencia, la tasa de mortalidad disminuyó en dos tercios.

En 1860, Nightingale fundó una escuela de formación para enfermeras en Londres. Las enfermeras que se capacitaron allí trabajaron en todo el Reino Unido.

Se llevaron con ellos todo lo que habían aprendido sobre saneamiento e higiene, planificación hospitalaria adecuada y las mejores formas de lograr la salud.

El trabajo de Nightingale también marcó un punto de inflexión para las mujeres, que asumieron un papel más importante en la atención médica.

Muchas de sus prácticas todavía se aplican hoy.

Cronología de hitos: siglo XIX

1800: el químico e inventor británico Humphry Davy describió las propiedades anestésicas del óxido nitroso, conocido como gas de la risa.

1816: Rene Laennec, un médico francés, inventó el estetoscopio y fue pionero en su uso en el diagnóstico de infecciones torácicas.

1818: James Blundell, un obstetra británico, realizó la primera transfusión de sangre exitosa en un paciente que había sufrido una hemorragia.

1842: Crawford Long, farmacéutico y cirujano estadounidense, fue el primer médico en administrarle a un paciente anestesia con éter inhalado para un procedimiento quirúrgico.
Lavarse las manos reduce la infección.
En 1847, Semmelweis descubrió que el lavado de manos redujo las tasas de infección durante el parto.

1847: un médico húngaro llamado Ignaz Semmelweis descubrió que la incidencia de “fiebre infantil” o fiebre puerperal disminuía considerablemente si los trabajadores de la salud desinfectaban sus manos antes de tocar a la mujer durante el parto. La fiebre infantil fue fatal en 25 a 30 por ciento de los casos esporádicos y 70 a 80 por ciento de los casos epidémicos.

1849: Elizabeth Blackwell, estadounidense, se convirtió en la primera doctora plenamente calificada en los Estados Unidos y la primera mujer en estar en el Registro Médico del Reino Unido. Promovió la educación de la mujer en medicina.

1867: Joseph Lister, un cirujano británico y pionero de la cirugía antiséptica, utilizó con éxito el fenol, entonces conocido como ácido carbólico, para limpiar heridas y esterilizar instrumentos quirúrgicos, lo que redujo las infecciones postoperatorias.

1879: Pasteur produjo la primera vacuna desarrollada en laboratorio, que era contra el cólera de pollo.

1881: Pasteur desarrolló una vacuna contra el ántrax al atenuar la bacteria del ántrax con ácido carbólico. Él demostró su efectividad al público utilizando 50 ovejas. Las 25 ovejas no vacunadas murieron, pero solo una oveja vacunada pereció, probablemente por una causa no relacionada.

1882: Pasteur logró prevenir la rabia en Joseph Meister, un niño de 9 años, utilizando una vacuna posterior a la exposición.

1890: Emil von Behring, un fisiólogo alemán, descubrió las antitoxinas y las usó para desarrollar vacunas contra la difteria y el tétanos. Más tarde recibió el primer Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

1895: Wilhelm Conrad Röntgen, un físico alemán, descubrió los rayos X produciendo y detectando radiación electromagnética en este rango de longitud de onda.

1897: los químicos que trabajan en la empresa alemana Bayer AG produjeron la primera aspirina. Era una versión sintética de salicina, que derivaban de la especie de planta Filipendula ulmaria (reina de los prados). En 2 años, se convirtió en un éxito comercial global.

Cronología: siglo XX

1901: Karl Landsteiner, un biólogo y médico austriaco, identificó los diferentes tipos de sangre y los clasificó en grupos sanguíneos.

1901: Alois Alzheimer, un psiquiatra y neuropatólogo alemán, identificó la “demencia presenil”, más tarde conocida como enfermedad de Alzheimer.

1903: un médico y fisiólogo holandés llamado Willem Einthoven inventó el primer electrocardiograma práctico (ECG o EKG).

1906: Frederick Hopkins, un bioquímico inglés, descubrió vitaminas y sugirió que las deficiencias de vitaminas eran la causa del escorbuto y el raquitismo.

1907: Paul Ehrlich, médico y científico alemán, desarrolló una cura quimioterapéutica para la enfermedad del sueño. Su laboratorio también descubrió la arsfenamina (Salvarsan), el primer tratamiento efectivo para la sífilis. Estos descubrimientos fueron el comienzo de la quimioterapia.

1921: los científicos médicos Sir Frederick Banting, canadiense, y Charles Herbert Best, estadounidense-canadiense, descubrieron la insulina.

1923–1927: Los científicos descubrieron y utilizaron las primeras vacunas contra la difteria, la tos ferina (tos ferina), la tuberculosis (TB) y el tétanos.

1928: Sir Alexander Fleming, biólogo y farmacólogo escocés, descubrió la penicilina, que provenía del moho Penicillium notatum. Este descubrimiento cambió el curso de la historia, salvando millones de vidas.

1929: el médico alemán Hans Berger descubrió la electroencefalografía humana, convirtiéndolo en la primera persona en registrar ondas cerebrales.

1932: Gerhard Domagk, un patólogo y bacteriólogo alemán, desarrolló una cura para las infecciones estreptocócicas y creó Prontosil, el primer antibiótico en el mercado.

1935: Max Theiler, un microbiólogo sudafricano, desarrolló la primera vacuna exitosa para la fiebre amarilla.

1943: Willem J. Kolff, un médico holandés, construyó la primera máquina de diálisis del mundo. Más tarde fue pionero en órganos artificiales.

1946: los farmacólogos estadounidenses Alfred G. Gilman y Louis S. Goodman descubrieron el primer fármaco eficaz de quimioterapia contra el cáncer, la mostaza nitrogenada, después de notar que los soldados tenían niveles anormalmente bajos de glóbulos blancos después de la exposición a la mostaza nitrogenada.

1948: los químicos estadounidenses Julius Axelrod y Bernard Brodie inventaron el paracetamol (paracetamol, Tylenol).

1949: Daniel Darrow recomendó el uso de soluciones de rehidratación oral e intravenosa para tratar la diarrea en bebés. Con Harold Harrison, creó la primera solución de electrolitos y glucosa para uso clínico.

1952: Jonas Salk, un investigador médico estadounidense y virólogo, inventó la primera vacuna contra la poliomielitis. Salk fue aclamado como un “trabajador milagroso”, porque la polio se había convertido en un grave problema de salud pública en los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

1953: el Dr. John Heysham Gibbon, un cirujano estadounidense, inventó la máquina corazón-pulmón. También realizó la primera cirugía a corazón abierto, reparando un defecto del tabique auricular, también conocido como un agujero en el corazón.

1953: el físico sueco Inge Edler inventó la ecografía médica (ecocardiografía).

1954: Joseph Murray realizó el primer trasplante de riñón humano, que involucró gemelos idénticos.

1958: Rune Elmqvist, médico e ingeniero, desarrolló el primer marcapasos implantable. También desarrolló la primera impresora de inyección de tinta ECG.

1959: Min Chueh Chang, un biólogo reproductivo chino-estadounidense, llevó a cabo la fertilización in vitro (FIV) que más tarde condujo al primer “bebé probeta”. Chang también contribuyó al desarrollo de la píldora anticonceptiva oral combinada, que la FDA aprobó en 1960.

1960: Un grupo de estadounidenses desarrolló la técnica de reanimación cardiopulmonar (RCP). Primero lo probaron con éxito en un perro, y la técnica salvó la vida de un niño poco después.

1962: Sir James W. Black, un médico y farmacólogo escocés, inventó el primer betabloqueante después de investigar cómo la adrenalina afecta el funcionamiento del corazón humano. El medicamento, Propranolol, es un tratamiento para la enfermedad cardíaca. Black también desarrolló cimetidina, un tratamiento para las úlceras estomacales.

1963: Thomas Starzl, un médico estadounidense, realizó el primer trasplante de hígado humano, y James Hardy, un cirujano estadounidense, realizó el primer trasplante de pulmón humano.

1963: Leo H. Sternbach, químico polaco, descubrió el diazepam (Valium). A lo largo de su carrera, Sternbach también descubrió clordiazepóxido (Librium), trimetafano (Arfonad), clonazepam (Klonopin), flurazepam (Dalmane), flunitrazepam (Rohypnol) y nitrazepam (Mogadon). John Enders y sus colegas desarrollaron la primera vacuna contra el sarampión.
Los científicos del siglo XX desarrollaron muchas vacunas.
Los científicos del siglo XX desarrollaron muchas vacunas que salvarían millones de vidas en todo el mundo.

1965: Harry Martin Meyer, un virólogo pediátrico estadounidense, desarrolló conjuntamente la vacuna contra la rubéola. Estuvo disponible en 1970.

1966: C. Walton Lillehei, un cirujano estadounidense, realizó el primer trasplante exitoso de páncreas humano. Lillehei también fue pionera en cirugía a corazón abierto, así como nuevos equipos, prótesis y técnicas para cirugía cardiotorácica.

1967: Christiaan Barnard, un cirujano cardíaco sudafricano, realizó el primer trasplante de corazón de humano a humano. Maurice Hilleman, un microbiólogo y vacunólogo estadounidense, produjo la primera vacuna contra las paperas. Hilleman desarrolló más de 40 vacunas, más que nadie.

1970: los médicos utilizaron el primer fármaco inmunosupresor eficaz, la ciclosporina, en los procedimientos de trasplante de órganos. La ciclosporina también trata la psoriasis y otras afecciones autoinmunes, incluidos los casos graves de artritis reumatoide.

1971: Raymond Vahan Damadian, un médico armenio-estadounidense, descubrió el uso de la resonancia magnética (MRI) para el diagnóstico médico. En el mismo año, Sir Godfrey Hounsfield, un ingeniero eléctrico británico, presentó la máquina de tomografía computarizada (CT o CAT) que había desarrollado.

1978: Los médicos registraron el último caso fatal de viruela.

1979: George Hitchings, un médico estadounidense, y Gertrude Elion, un bioquímico y farmacólogo estadounidense, lograron avances importantes con los medicamentos antivirales. Su trabajo pionero finalmente condujo al desarrollo de azidotimidina (AZT), un medicamento contra el VIH.

1980: el Dr. Baruch Samuel Blumberg, un médico estadounidense, desarrolló la prueba de diagnóstico y la vacuna contra la hepatitis B.

1981: Bruce Reitz, un cirujano cardiotorácico estadounidense, realizó con éxito el primer procedimiento de trasplante combinado corazón-pulmón humano.

1985: Kary Banks Mullis, un bioquímico estadounidense, realizó mejoras en la reacción en cadena de la polimerasa (PCR), haciendo posible generar miles y posiblemente millones de copias de una secuencia de ADN específica.

1985: Sir Alec John Jeffreys, un genetista británico, desarrolló las técnicas para la toma de huellas digitales de ADN y la elaboración de perfiles que los departamentos forenses ahora utilizan en todo el mundo. Estas técnicas también resuelven problemas no relacionados con el delito, como las disputas de paternidad.

1986: Eli Lilly lanzó fluoxetina (Prozac), un antidepresivo de clase inhibidor de la recaptación de serotonina (ISRS) que los médicos recetan para varios problemas de salud mental.

1987: La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó la primera estatina, lovastatina (Mevacor). Las estatinas pueden reducir los niveles de colesterol LDL hasta en un 60 por ciento, lo que reduce el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

1998: James Alexander Thomson, un biólogo de desarrollo estadounidense, derivó la primera línea de células madre embrionarias humanas. Más tarde encontró una manera de crear células madre a partir de células de la piel humana.

Cronología: 2000 hasta el presente

2000: Los científicos completaron el borrador del Proyecto del Genoma Humano (HGP). El proyecto involucra a colaboradores de todo el mundo.

Apunta hacia:

     determinar la secuencia de pares de bases químicas que forman el ADN
     Identificar y mapear todos los 20,000-30,000 genes del genoma humano.

El proyecto puede conducir al desarrollo de nuevos medicamentos y tratamientos para prevenir o curar enfermedades genéticas.

2001: el Dr. Kenneth Matsumura creó el primer hígado bioartificial. Esto podría llevar a los científicos a crear hígados artificiales para trasplantes u otras técnicas que permitan que un hígado dañado se renueve.

2005: Jean-Michel Dubernard, un especialista en trasplantes francés, realizó un trasplante parcial de rostro a una mujer cuyo rostro quedó desfigurado como resultado de un ataque de perro. En 2010, los médicos españoles realizaron un trasplante de rostro completo a un hombre que había sufrido un accidente de bala.

¿Donde nos encontramos ahora?

Cadena de genes
Los descubrimientos genéticos están revolucionando la medicina hoy.

La investigación continúa haciendo avanzar la ciencia médica. Algunas de las áreas en las que los científicos están trabajando ahora incluyen:

Terapia dirigida contra el cáncer: los médicos están comenzando a usar una nueva clase de medicamentos llamados productos biológicos para tratar el cáncer y otras enfermedades. A diferencia de la quimioterapia convencional, que puede destruir células sanas de rápido crecimiento, estos medicamentos se dirigen a proteínas específicas en las células cancerosas y causan menos daño a todo el cuerpo.

Tratamiento contra el VIH: la efectividad del tratamiento contra el VIH ahora es tal que las personas que toman el medicamento regularmente no transmitirán el virus. La cantidad del virus en su sangre, conocida como carga viral, es casi cero.

Terapia con células madre: los científicos están trabajando en la fabricación de tejidos humanos e incluso órganos completos a partir de células madre. Esta técnica podría algún día ayudar en tratamientos que van desde la curación de heridas hasta prótesis e hígados de reemplazo.

Terapia génica: un tipo de ingeniería genética conocida como edición genética CRISPR puede hacer posible en el futuro prevenir afecciones genéticas y hereditarias, como enfermedades cardíacas, leucemia, fibrosis quística y hemofilia.

Robótica: la robótica y las herramientas controladas a distancia ya pueden ayudar a los cirujanos a realizar ciertos tipos de procedimientos. Un día, los cirujanos pueden realizar todas las operaciones controlando los movimientos de un robot quirúrgico mientras miran un monitor. Esto podría permitir una mayor precisión y eliminar algunos de los riesgos de error humano.

En una escala diferente, las compañías de suministros médicos ya han usado drones para entregar medicamentos a áreas remotas del mundo.

Para llevar: desafíos hoy

Si bien la medicina moderna sigue avanzando, quedan algunos desafíos importantes.

Uno es el aumento de la resistencia a los antibióticos, en parte en respuesta al uso excesivo de antibióticos y también porque los patógenos o gérmenes se están adaptando para resistirlos.

Otro es el aumento de la contaminación y los riesgos ambientales.

Mientras que en el siglo XX se produjo una caída masiva de muertes por infección, los siglos futuros podrían ver que ese número aumente nuevamente.

Todavía no es hora de sentarse y relajarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas