Saltar al contenido
Articulo Medico

Pielonefritis: sintomas, causas, embarazo y tratamientos

La infección renal (pielonefritis) es un tipo de infección del tracto urinario (ITU) que generalmente comienza en la uretra o la vejiga y viaja a uno o ambos riñones.

Una infección renal requiere atención médica inmediata. Si no se trata adecuadamente, una infección renal puede dañar permanentemente los riñones o la bacteria puede extenderse al torrente sanguíneo y causar una infección potencialmente mortal.

El tratamiento de la infección renal, que generalmente incluye antibióticos, puede requerir hospitalización

¿Cuáles son los síntomas de las pielonefritis?

Los síntomas de las infecciones renales por pielonefritis varían según la edad. Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre
  • Resfriado
  • Dolor de espalda, costado (flanco) o ingle
  • Dolor abdominal
  • Micción frecuente
  • Deseo fuerte y persistente de orinar
  • Sensación de ardor o dolor al orinar
  • Náuseas y vómitos
  • Pus o sangre en la orina (hematuria)
  • Orina que huele mal o está turbia

Un adulto mayor de 65 años con una infección renal puede no tener ninguno de los síntomas típicos. Una persona mayor solo puede tener problemas de pensamiento, como:

  • Confusión
  • alucinaciones
  • discurso confuso

¿Cuales son las causas?

La infección generalmente comienza en el tracto urinario inferior como una infección. Las bacterias ingresan al cuerpo a través de la uretra y comienzan a multiplicarse y extenderse hasta la vejiga. A partir de ahí, la bacteria viaja a través de los uréteres hasta los riñones.

Bacterias como escherichia coli a menudo causan la infección. Sin embargo, cualquier infección grave en el torrente sanguíneo también puede extenderse a los riñones y causar pielonefritis aguda.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan su riesgo de infección renal incluyen:

  • En la mujer: La uretra es más corta en las mujeres que en los hombres, lo que facilita que las bacterias viajen desde el exterior del cuerpo a la vejiga. La proximidad de la uretra a la vagina y el ano también crea más oportunidades para que las bacterias entren en la vejiga. Una vez en la vejiga, una infección puede extenderse a los riñones. Las mujeres embarazadas tienen un riesgo aún mayor de infección renal.
  • Tener un bloqueo del tracto urinario. Esto incluye cualquier cosa que ralentice el flujo de orina o reduzca su capacidad de vaciar la vejiga al orinar, incluido un cálculo renal, algo anormal en la estructura del tracto urinario o, en los hombres, una próstata agrandada.
  • Tener un sistema inmunitario debilitado. Esto incluye afecciones médicas que afectan su sistema inmunológico, como diabetes y VIH. Ciertos medicamentos, como los que se toman para prevenir el rechazo de los órganos trasplantados, tienen un efecto similar.
  • Tener daño a los nervios alrededor de la vejiga. El daño a los nervios o la médula espinal puede bloquear las sensaciones de una infección de la vejiga para que no se dé cuenta cuando avanza a una infección renal.
  • Usando un catéter urinario por un tiempo. Los catéteres urinarios son tubos que se usan para drenar la orina de la vejiga. Es posible que le coloquen un catéter durante y después de algunos procedimientos quirúrgicos y pruebas de diagnóstico. Puede usar uno continuamente si está confinado en una cama.
  • Tener una afección que hace que la orina fluya de manera incorrecta. En el reflujo vesicoureteral, pequeñas cantidades de orina fluyen desde la vejiga hacia los uréteres y los riñones. Las personas con esta afección tienen un mayor riesgo de infección renal durante la infancia y la edad adulta.

Complicaciones

Si no se trata, una infección renal puede provocar complicaciones potencialmente graves, como:

  • Cicatrización renal. Esto puede conducir a enfermedad renal crónica, presión arterial alta e insuficiencia renal.
  • Envenenamiento de la sangre (septicemia). Sus riñones filtran los desechos de su sangre y devuelven su sangre filtrada al resto de su cuerpo. Tener una infección renal puede hacer que la bacteria se propague a través del torrente sanguíneo.
  • Complicaciones del embarazo. Las mujeres que desarrollan una infección renal durante el embarazo pueden tener un mayor riesgo de tener bebés con bajo peso al nacer.

Prevención

Reduzca su riesgo de infección renal tomando medidas para prevenir las infecciones del tracto urinario. Las mujeres, en particular, pueden reducir su riesgo de infecciones del tracto urinario si:

  • Beba líquidos, especialmente agua. Los líquidos pueden ayudar a eliminar las bacterias de su cuerpo cuando orina.
  • Orine tan pronto como sea necesario. Evite retrasar la micción cuando sienta la necesidad de orinar.
  • Vacíe la vejiga después del coito. Orinar lo antes posible después del coito ayuda a eliminar las bacterias de la uretra, lo que reduce el riesgo de infección.
  • Limpiar con cuidado. Limpiarse de adelante hacia atrás después de orinar y después de defecar ayuda a evitar que las bacterias se propaguen a la uretra.
  • Evite el uso de productos femeninos en el área genital. Usar productos como aerosoles desodorantes en su área genital o duchas puede ser irritante.

Diagnóstico de pielonefritis

Pruebas de orina
Un médico verificará si hay fiebre, sensibilidad en el abdomen y otros síntomas comunes. Si sospechan una infección renal, ordenarán una prueba de orina. Esto les ayuda a detectar bacterias, concentración, sangre y pus en la orina.

Pruebas de imagen
El médico también puede ordenar una ecografía para buscar quistes, tumores u otras obstrucciones en el tracto urinario.

Para las personas que no responden al tratamiento dentro de las 72 horas, se puede ordenar una tomografía computarizada (con o sin tinte inyectable). Esta prueba también puede detectar obstrucciones dentro del tracto urinario.

Imágenes radiactivas
Se puede ordenar una prueba de ácido dimercaptosuccinico (DMSA) si su médico sospecha cicatrices como resultado de la pielonefritis. Esta es una técnica de imagen que rastrea una inyección de material radiactivo.

Un profesional de la salud inyecta el material a través de una vena en el brazo. El material luego viaja a los riñones. Las imágenes tomadas cuando el material radiactivo pasa a través de los riñones muestran áreas infectadas o cicatrizadas.

Tratamiento

Los antibióticos son la primera línea de tratamiento para las infecciones renales. Qué medicamentos usa y durante cuánto tiempo dependen de su salud y de las bacterias que se encuentran en sus análisis de orina.

Por lo general, los signos y síntomas de una infección renal comienzan a desaparecer a los pocos días de tratamiento. Pero es posible que deba continuar con los antibióticos durante una semana o más. Tome todo el curso de antibióticos recomendado por su médico incluso después de sentirse mejor.

Su médico podría recomendar repetir el cultivo de orina para asegurarse de que la infección haya desaparecido. Si la infección aún está presente, deberá tomar otro ciclo de antibióticos.

Aunque los medicamentos pueden curar la infección dentro de 2 a 3 días, el medicamento debe tomarse durante todo el período de prescripción (generalmente de 10 a 14 días). Esto es cierto incluso si te sientes mejor.

Las opciones de antibióticos son:

  • levofloxacina
  • ciprofloxacina
  • cotrimoxazol
  • ampicilina

Hospitalización por infecciones renales graves.

Si su infección renal es grave, su médico podría admitirlo en el hospital. El tratamiento puede incluir antibióticos y líquidos que reciba a través de una vena en su brazo (por vía intravenosa). El tiempo que permanecerá en el hospital depende de la gravedad de su afección.

Tratamiento para infecciones renales recurrentes

Un problema médico subyacente, como un tracto urinario deforme, puede causar infecciones renales repetidas. En ese caso, puede ser derivado a un especialista en riñones (nefrólogo) o cirujano urinario (urólogo) para una evaluación. Es posible que necesite cirugía para reparar una anomalía estructural.

Pielonefritis en mujeres embarazadas.

El embarazo causa muchos cambios temporales en el cuerpo, incluidos cambios fisiológicos en el tracto urinario. El aumento de la progesterona y el aumento de la presión sobre los uréteres pueden aumentar el riesgo de pielonefritis.

La pielonefritis en mujeres embarazadas generalmente requiere ingreso hospitalario. Puede amenazar la vida de la madre y el bebé. También puede aumentar el riesgo de parto prematuro. Las mujeres embarazadas reciben tratamiento con antibióticos betalactámicos durante al menos 24 horas hasta que sus síntomas mejoren.

Para prevenir la pielonefritis en mujeres embarazadas, se debe realizar un urocultivo entre las 12 y 16 semanas de embarazo. Una infección del tracto urinario que no tiene síntomas puede conducir al desarrollo de pielonefritis. La detección temprana de la infección urinaria puede prevenir la infección renal.

Pielonefritis en niños

Según la Asociación Estadounidense de Urología, en los Estados Unidos, cada año se realizan más de un millón de visitas al pediatra para las infecciones urinarias pediátricas. Las niñas corren un mayor riesgo si tienen más de un año. Los niños corren un mayor riesgo si son menores de uno, especialmente si no están circuncidados.

Los niños con infecciones urinarias a menudo tienen fiebre, dolor y síntomas relacionados con el tracto urinario. Un médico debe abordar estos síntomas inmediatamente antes de que puedan convertirse en pielonefritis.

La mayoría de los niños pueden ser tratados con antibióticos orales de forma ambulatoria. Aprenda más sobre las infecciones urinarias en niños.

Complicaciones potenciales

Una posible complicación de la pielonefritis aguda es la enfermedad renal crónica. Si la infección continúa, los riñones pueden sufrir daños permanentes. Aunque es raro, también es posible que la infección ingrese al torrente sanguíneo. Esto puede provocar una infección potencialmente mortal llamada sepsis.

Otras complicaciones incluyen:

  • Infecciones renales recurrentes
  • La infección se extiende a las áreas alrededor de los riñones.
  • Insuficiencia renal aguda
  • Absceso renal

Prevención de pielonefritis

La pielonefritis puede ser una afección grave. Comuníquese con su médico tan pronto como sospeche que tiene pielonefritis o una infección urinaria. Esta condición requiere atención médica inmediata, por lo que cuanto antes comience el tratamiento, mejor.

Consejos de prevención

  • Beba muchos líquidos para aumentar la micción y eliminar las bacterias de la uretra.
  • Orine después del sexo para ayudar a eliminar las bacterias.
  • Limpie de adelante hacia atrás.
  • Evite usar productos que puedan irritar la uretra, como duchas o aerosoles femeninos.

Estilo de vida y remedios caseros

Para reducir las molestias mientras se recupera de una infección renal, puede:

  • Aplica calor. Coloque una almohadilla térmica sobre su abdomen, espalda o costado para aliviar el dolor.
  • Usa medicamentos para el dolor. Para la fiebre o las molestias, tome un analgésico sin aspirina, como acetaminofeno (Tylenol, otros) o ibuprofeno (Motrin IB, Advil, otros).
  • Mantente hidratado. Beber líquidos ayudará a eliminar las bacterias del tracto urinario. Evite el café y el alcohol hasta que su infección haya desaparecido. Estos productos pueden empeorar la sensación de necesidad de orinar.

Preparando su cita

Es probable que comience por ver a su médico de cabecera o un médico general. Si su médico sospecha que su infección se ha propagado a sus riñones, es posible que lo deriven a un médico que trate afecciones que afecten el tracto urinario (urólogo).

Lo que puedes hacer

Cuando haga la cita, pregunte si hay algo que debe hacer con anticipación, como restringir su dieta para ciertas pruebas.

Haz una lista de:

  • Sus síntomas, incluidos los que parecen no estar relacionados con el motivo por el cual programó la cita y cuándo comenzaron
  • Información personal clave, incluidos los cambios recientes en la vida, como una nueva pareja sexual, y si ha tenido infecciones urinarias o renales anteriores
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que toma, incluidas las dosis.
  • Preguntas para hacerle a tu médico
  • Lleve a un familiar o amigo, si es posible, para que lo ayude a recordar la información que le proporcionen.

Para la infección renal, las preguntas para hacerle a su médico incluyen:

  • ¿Cuál es la causa probable de mi infección renal?
  • ¿Qué pruebas necesito?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendan?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios del tratamiento?
  • ¿Necesitaré ser hospitalizado?
  • ¿Cómo puedo prevenir futuras infecciones renales?
  • Tengo otras condiciones de salud. ¿Cómo puedo manejarlos juntos?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda tener? ¿Qué sitios web me recomiendan?

No dudes en hacer otras preguntas.

Que esperar de su médico
Es probable que su médico le haga preguntas, como:

  • ¿Sus sintomas son continuos u ocacionales?
  • ¿Qué tan severos son sus síntomas?
  • ¿Qué parece mejorar sus síntomas, si es que hay algo?
  • ¿Qué, si algo, parece empeorar sus síntomas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas