Saltar al contenido
Articulo Medico

Tipos de fracturas, causas y diagnostico

tipos de fracturas de hueso

Los tipos de fracturas tiene diferentes causas y formas de tratar y diagnosticar. Una fractura ósea es una afección médica en la que se rompe la continuidad del hueso.

Un porcentaje significativo de fracturas óseas ocurre debido al impacto o estrés de alta fuerza.

Sin embargo, una fractura también puede ser el resultado de algunas afecciones médicas que debilitan los huesos, por ejemplo, osteoporosis, algunos cánceres u osteogénesis imperfecta (también conocidas como enfermedades de huesos frágiles).

Una fractura causada por una afección médica se conoce como fractura patológica.

Datos r√°pidos sobre fracturas

Aquí hay algunos puntos clave sobre fracturas.

  • La mayor√≠a de las fracturas √≥seas son causadas por ca√≠das y accidentes.
  • Las fracturas √≥seas causadas por enfermedades se denominan fracturas patol√≥gicas.
  • Una fractura compuesta es aquella que tambi√©n causa lesiones en la piel suprayacente.
  • Hay varios tipos diferentes de fracturas, incluidas las fracturas por avulsi√≥n, conminuta y fina.
  • La curaci√≥n √≥sea es un proceso natural, el tratamiento gira en torno a dar al hueso las condiciones √≥ptimas para curarse.

¬ŅQu√© es una fractura √≥sea?

Las fracturas pueden ocurrir en cualquier hueso del cuerpo.
Entre los m√©dicos, especialmente los especialistas en huesos, como los cirujanos ortop√©dicos, “romper” es un t√©rmino mucho menos com√ļn cuando se habla de huesos.

Una grieta (no solo una ruptura) en el hueso también se conoce como fractura. Las fracturas pueden ocurrir en cualquier hueso del cuerpo.

Hay varias formas diferentes en que un hueso puede fracturarse; Por ejemplo, una fractura en el hueso que no da√Īa el tejido circundante ni desgarra la piel se conoce como fractura cerrada.

Por otro lado, uno que da√Īa la piel circundante y penetra en la piel se conoce como fractura compuesta o fractura abierta. Las fracturas compuestas son generalmente m√°s graves que las fracturas simples porque, por definici√≥n, est√°n infectadas.

La mayoría de los huesos humanos son sorprendentemente fuertes y generalmente pueden resistir impactos o fuerzas bastante fuertes. Sin embargo, si esa fuerza es demasiado poderosa, o hay algo mal con el hueso, puede fracturarse.

A medida que envejecemos, menos fuerza pueden soportar nuestros huesos. Debido a que los huesos de los ni√Īos son m√°s el√°sticos, cuando tienen fracturas tienden a ser diferentes. Los ni√Īos tambi√©n tienen placas de crecimiento al final de sus huesos, √°reas de hueso en crecimiento, que a veces pueden da√Īarse.

Tipos de Fracturas en los huesos

  • Fractura por avulsi√≥n: un m√ļsculo o ligamento tira del hueso y lo fractura.
  • Fractura conminuta: sucede cuando el hueso se rompe en varios pedazos.
  • Fractura por compresi√≥n (aplastamiento): generalmente ocurre en el hueso esponjoso de la columna vertebral. Por ejemplo, la porci√≥n frontal de una v√©rtebra en la columna puede colapsar debido a la osteoporosis.
  • Luxaci√≥n de fractura: una articulaci√≥n se disloca y uno de los huesos de la articulaci√≥n tiene una fractura.
  • Fractura de tallo verde: el hueso se fractura parcialmente en un lado, pero no se rompe completamente porque el resto del hueso puede doblarse. Esto es m√°s com√ļn entre los ni√Īos, cuyos huesos son m√°s blandos y el√°sticos.
  • Fractura capilar: una fractura parcial del hueso. A veces, este tipo de fractura es m√°s dif√≠cil de detectar con radiograf√≠as de rutina.
  • Fractura impactada: cuando el hueso se fractura, un fragmento de hueso entra en otro.
  • Fractura intraarticular: donde la ruptura se extiende hacia la superficie de una articulaci√≥n
  • Fractura longitudinal: la rotura es a lo largo del hueso.
  • Fractura oblicua: una fractura que es diagonal al eje largo de un hueso.
  • Fractura patol√≥gica: cuando una enfermedad o afecci√≥n subyacente ya ha debilitado el hueso, lo que resulta en una fractura (fractura √≥sea causada por una enfermedad o afecci√≥n subyacente que debilit√≥ el hueso).
  • Fractura en espiral: una fractura en la que al menos una parte del hueso se ha torcido.
  • Fractura por estr√©s: m√°s com√ļn entre los atletas. Un hueso se rompe debido a tensiones y tensiones repetidas.
  • Fractura de toro (hebilla): el hueso se deforma pero no se agrieta. M√°s com√ļn en ni√Īos. Es doloroso pero estable.
  • Fractura transversal: un corte recto a trav√©s de un hueso.

Sintomas de una fractura

Los signos y s√≠ntomas de una fractura var√≠an seg√ļn el hueso afectado, la edad y la salud general del paciente, as√≠ como la gravedad de la lesi√≥n. Sin embargo, a menudo incluyen algunos de los siguientes:

  • dolor
  • hinchaz√≥n
  • hematomas
  • piel descolorida alrededor del √°rea afectada
  • angulaci√≥n: el √°rea afectada puede doblarse en un √°ngulo inusual
  • el paciente no puede poner peso sobre el √°rea lesionada
  • el paciente no puede mover el √°rea afectada
  • el hueso o la articulaci√≥n afectados pueden tener una sensaci√≥n de rejilla
  • si es una fractura abierta, puede haber sangrado

Cuando se ve afectado un hueso grande, como la pelvis o el fémur:

  • la v√≠ctima puede verse p√°lida y pegajosa
  • puede haber mareos (sensaci√≥n de desmayo)
  • sentimientos de enfermedad y n√°useas.

Si es posible, no mueva a una persona con un hueso roto hasta que un profesional de la salud esté presente y pueda evaluar la situación y, si es necesario, aplique una férula. Si el paciente se encuentra en un lugar peligroso, como en medio de una carretera concurrida, a veces hay que actuar antes de que lleguen los servicios de emergencia.

Causas de fracturas

La mayoría de las fracturas son causadas por una caída grave o un accidente automovilístico. Los huesos sanos son extremadamente duros y resistentes y pueden soportar impactos sorprendentemente potentes. A medida que las personas envejecen, dos factores aumentan el riesgo de fracturas: huesos más débiles y un mayor riesgo de caídas.

Los ni√Īos, que tienden a tener estilos de vida m√°s activos f√≠sicamente que los adultos, tambi√©n son propensos a las fracturas.

Las personas con enfermedades y afecciones subyacentes que pueden debilitar sus huesos tienen un mayor riesgo de fracturas. Los ejemplos incluyen osteoporosis, infección o un tumor. Como se mencionó anteriormente, este tipo de fractura se conoce como fractura patológica.

Las fracturas por estr√©s, que resultan de tensiones y tensiones repetidas, com√ļnmente encontradas entre deportistas profesionales, tambi√©n son causas comunes de fracturas.

Diagnostico y tratamiento de una fractura

La intervención médica se enfoca en apoyar el hueso a medida que se cura naturalmente. Un médico realizará un examen físico, identificará signos y síntomas y hará un diagnóstico.

El paciente será entrevistado, o amigos, familiares y testigos si el paciente no puede comunicarse adecuadamente, y se le preguntará acerca de las circunstancias que causaron la lesión o pueden haberla causado.

Los médicos a menudo ordenan una radiografía. En algunos casos, también se puede ordenar una resonancia magnética o tomografía computarizada.

La curación ósea es un proceso natural que, en la mayoría de los casos, ocurrirá automáticamente. El tratamiento de fracturas generalmente tiene como objetivo asegurar que haya la mejor función posible de la parte lesionada después de la curación.

El tratamiento también se centra en proporcionar al hueso lesionado las mejores circunstancias para una curación óptima (inmovilización).

Para que comience el proceso de curación natural, es necesario alinear los extremos del hueso roto, lo que se conoce como reducción de la fractura.

El paciente generalmente está dormido bajo anestesia general cuando se realiza la reducción de fracturas. La reducción de la fractura se puede realizar mediante manipulación, reducción cerrada (extracción de los fragmentos óseos) o cirugía.

La inmovilización de un hueso fracturado:

Tan pronto como los huesos estén alineados, se deben fijar para permanecer alineados mientras sanan. Esto puede incluir:

  • Moldes de yeso o aparatos ortop√©dicos funcionales de pl√°stico: mantienen el hueso en posici√≥n hasta que se haya curado.
  • Placas y tornillos de metal: los procedimientos actuales pueden utilizar t√©cnicas m√≠nimamente invasivas.
  • Clavos intramedulares: se colocan varillas met√°licas internas en el centro de los huesos largos. Se pueden usar cables flexibles en ni√Īos.
  • Fijadores externos: pueden estar hechos de metal o fibra de carbono; Tienen pasadores de acero que van directamente al hueso a trav√©s de la piel. Son un tipo de andamio fuera del cuerpo.

Por lo general, el área del hueso fracturado se inmoviliza durante 2-8 semanas. La duración depende de qué hueso se ve afectado y si hay alguna complicación, como un problema de suministro de sangre o una infección.

El proceso de curación de una fractura:

Si un hueso roto se ha alineado correctamente y se ha mantenido inmóvil, el proceso de curación suele ser sencillo.

Los osteoclastos (c√©lulas √≥seas) absorben el hueso viejo y da√Īado, mientras que los osteoblastos (otras c√©lulas √≥seas) se utilizan para crear hueso nuevo.

El callo es un hueso nuevo que se forma alrededor de una fractura. Se forma a ambos lados de la fractura y crece hacia cada extremo hasta que se llena el espacio de fractura. Finalmente, el exceso de hueso se suaviza y el hueso est√° como estaba antes.

La edad del paciente, qué hueso se ve afectado, el tipo de fractura y la salud general del paciente son factores que influyen en la rapidez con que se cura el hueso. Si el paciente fuma regularmente, el proceso de curación tomará más tiempo.

Terapia física en la curacion de una fractura:

Después de que el hueso se haya curado, puede ser necesario restaurar la fuerza muscular y la movilidad en el área afectada. Si la fractura ocurrió cerca o a través de una articulación, existe el riesgo de rigidez permanente o artritis; es posible que el individuo no pueda doblar esa articulación tan bien como antes.

Cirug√≠a: si hubo da√Īos en la piel y el tejido blando alrededor del hueso o la articulaci√≥n afectados, es posible que se requiera cirug√≠a pl√°stica.

El retraso en sanar de una fractura

Las no uniones son fracturas que no sanan, mientras que las uniones tardías son aquellas que tardan más en sanar.

  • Terapia con ultrasonido: se aplica ultrasonido de baja intensidad al √°rea afectada diariamente. Se ha encontrado que esto ayuda a la fractura a sanar. Los estudios en esta √°rea a√ļn est√°n en curso.
  • Injerto √≥seo: si la fractura no cicatriza, se trasplanta un hueso natural o sint√©tico para estimular el hueso roto.
  • Terapia con c√©lulas madre: actualmente se est√°n realizando estudios para ver si las c√©lulas madre se pueden usar para tratar fracturas que no sanan.

Complicaciones en la cura de una fractura

Cura en la posición equivocada, esto se conoce como un malunion; o la fractura se cura en la posición incorrecta o cambia (la fractura cambia).

Interrupción del crecimiento óseo: si una fractura ósea infantil afecta la placa de crecimiento, existe el riesgo de que el desarrollo normal de ese hueso se vea afectado, lo que aumenta el riesgo de una deformidad posterior.

Infección persistente de hueso o médula ósea: si hay una fractura en la piel, como puede suceder con una fractura compuesta, las bacterias pueden ingresar e infectar el hueso o la médula ósea, lo que puede convertirse en una infección persistente (osteomielitis crónica).

Es posible que los pacientes necesiten ser hospitalizados y tratados con antibi√≥ticos. A veces, se requiere drenaje quir√ļrgico y legrado.

Muerte ósea (necrosis avascular): si el hueso pierde su suministro esencial de sangre, puede morir.

Prevención de una fractura

Nutrición y luz solar: el cuerpo humano necesita un suministro adecuado de calcio para tener huesos sanos. La leche, el queso, el yogur y las verduras de hoja verde oscuro son buenas fuentes de calcio.

Nuestro cuerpo necesita vitamina D para absorber el calcio: la exposición a la luz solar y el consumo de huevos y pescado azul son buenas formas de obtener vitamina D.

La vitamina D juega un papel en el mantenimiento de huesos sanos.
Actividad física: cuantos más ejercicios de pesas haga, más fuertes y densos serán sus huesos.

Los ejemplos incluyen saltar, caminar, correr y bailar, cualquier ejercicio donde el cuerpo tira del esqueleto.

La edad avanzada no solo da como resultado huesos m√°s d√©biles, sino que a menudo reduce la actividad f√≠sica, lo que aumenta a√ļn m√°s el riesgo de tener huesos a√ļn m√°s d√©biles. Es importante que las personas de todas las edades se mantengan f√≠sicamente activas.

Menopausia: el estrógeno, que regula el calcio de una mujer, cae durante la menopausia, lo que dificulta mucho más la regulación del calcio. En consecuencia, las mujeres deben tener especial cuidado con la densidad y la fuerza de sus huesos durante y después de la menopausia.

Los siguientes pasos pueden ayudar a reducir el riesgo de osteoporosis posmenop√°usica:

  • Haga varias sesiones cortas de ejercicios con pesas cada semana.
  • No fume.
  • Consuma solo cantidades moderadas de alcohol, o no lo tome.
  • Obtenga una exposici√≥n adecuada a la luz del d√≠a.
  • Aseg√ļrese de que su dieta tenga muchos alimentos ricos en calcio. Para aquellos que encuentran esto dif√≠cil, un m√©dico puede recomendar suplementos de calcio.

Ir a la barra de herramientas